La mayoría de las personas no tenemos el dinero necesario para poder comprar una vivienda y necesitamos recurrir a un tipo de préstamo específico que se denomina préstamo hipotecario y al que conocemos como hipoteca.

La gente se preocupa por la búsqueda de la vivienda antes que por la de la hipoteca.

 

Nosotros te recomendamos que atiendas a las dos cosas a la vez.

El saber qué hipoteca te va a conceder el banco te permitirá estimar con cuánto dinero puedes contar para comprar tu vivienda y cuánto tendrás que pagar.

 

Todo lo que debes tener en cuenta para pedir una hipoteca

 

Antes de pedir una hipoteca, tienes que saber qué ahorros debes de tener, los gastos de formalización, las comisiones bancarias, si quieres un tipo de interés variable o fijo, es muy importante que sepas todas estas cuestiones antes de contratar una hipoteca para poder tener una buena oferta según tu perfil.

Si tienes esto claro, te ahorrarás disgustos si te estás planteando convertirte en propietario, debes tener en cuenta, que comprar una casa no es únicamente el valor por la que la compras, sino que puede llegar a representar hasta un 30% más del valor de la vivienda.

 

Debes tener en cuenta 2 factores: el valor de tasación de la vivienda y tus ingresos.

El valor de tasación: una sociedad de tasación, tras examinar la vivienda, elaborará un informe en el que se detallará la situación del inmueble, la zona, si tiene o no garaje, trastero, la calidad de la construcción, sus instalaciones, la antigüedad y el estado de la vivienda. Con estos criterios, y por comparación con el valor de otras casas de la zona, le asignará un “valor de tasación”.

 

*Éste no tiene porqué coincidir con el precio que hayas pagado. Una vez conocido el valor de tasación puedes obtener como máximo un 80% de ese importe, pudiendo superarse este porcentaje en algún caso (aportando garantías).

 

Tus ingresos: El banco examina tu capacidad de endeudamiento. La norma general es que la entidad financiera no te va a dar un préstamo si la cuota que tendrías que pagar al mes supera el 35% de tus ingresos netos mensuales.

 

4 Puntos a tener en cuenta

  1. Impuestos:

Si compras una vivienda de segunda mano:

En este caso, solo te tocaría pagar un impuesto: el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que depende de las comunidades autónomas y que oscila entre el 5% y el 10% del precio escriturado de la casa, en el caso de nuestra comunidad sería el 8%.

 

Si compras una vivienda de obra nueva:

En este otro caso, tendrías que pagar dos tipos de impuestos:

El IVA, que será del 10%.

El Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que varía en función de la comunidad autónoma, en el caso de nuestra comunidad el 1,5%

 

  1. Gastos de notaría:

Para poder escriturar y que quede certificada la compra de la vivienda tendrás que acudir a un notario, el cual cobra unos honorarios por los trámites. Estos variaran en función del precio de la casa y de otros factores, como la extensión de la escritura o el número de copias, aunque lo habitual es que oscilen entre el 0,1% y el 0,5% del precio del inmueble.

  1. Gastos de registro:

Los costes de registro se dividen en dos partes:

  • El pago de la hoja simple, que sirve para verificar la titularidad de la casa y sus cargas (por ejemplo, si hubiera impuestos impagados o una hipoteca asociada): alrededor de 3,64 euros, si es de la misma localidad y unos 18€ si la pedimos a otro Registro.
  • La inscripción de la escritura de compraventa en el registro: entre 160 – 250 euros.
  1. Gastos de gestoría:

Este gasto varía depende de la gestoría, pero suele estar entre los 180-250 euros. Con esto estarás pagando la inscripción de la propiedad o la liquidación de los impuestos.

 

¿Cuáles son los gastos de las hipotecas?

Con la nueva Ley Hipotecaria que entró en vigor el pasado 16 de junio de 2019, clarifica quién tendrá que pagar los gastos de las hipotecas  y, como consecuencia de esta nueva distribución, se reducen los costes que debe asumir el consumidor, que ya solo deberá hacerse cargo de dos:

    • Los gastos de tasación.
    • Los aranceles notariales correspondientes, en caso de que quiera una copia extra de la escritura.
    • El banco, por tanto, tendrá que asumir el resto de gastos de la hipoteca, es decir, los de gestoría, notaría, y registro, además del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD). Aunque hay algunos que incluso se hacen cargo de los costes de la notaría.

 

Si el banco que eliges no paga la tasación, su coste oscila entre 200 y 400 euros, con ello pagaremos a una empresa homologada (puedes elegirla tu) que se encargará de valorar la vivienda que quieres comprar, con ese valor que hacen muy objetivamente de la casa que quieres comprar, el banco calcula el dinero que puede prestarte.

 

A parte de estos gastos hay que contar con otros que se consideran gastos de formalización de hipoteca; uno de ellos es la comisión de apertura (también depende de cada banco, unos la dan a 0, otros 0,5, 1%,.. del importe que te concede) y otro los seguros.

 

Al contratar una hipoteca, es muy probable que tu banco quiera “meterte” varios productos extra para que tengas acceso a su mejor oferta. Los más frecuentes son los seguros, aunque debes saber que el único obligatorio (lo contrates con tu banco o con una seguradora independiente) es el seguro de hogar contra incendios. Lo que pasa que para mejorarte la oferta te quieren hacer tanto un seguro de hogar cómo uno de vida.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.