Comprar una casa es una decisión que puede tener repercusiones en los próximos 30 años, es una gran responsabilidad y, potencialmente una gran inversión, pero también es muy fácil cometer errores en el proceso

 

  • No ahorrar suficiente dinero antes de la compra, debes tener presente varias cuestiones para saber cuánto dinero necesitas tener ahorrado. Confiar en expertos inmobiliarios te ayudará a gestionarlo y te ayudaran a conseguir una buena propuesta del banco para ahorrarte tiempo y dinero.

 

  • Mucha gente se olvida que al precio de la casa es necesario añadirle alrededor del 10-15% para los gastos: notario, registro o impuestos.

 

  • El vecindario correcto es tan importante o incluso más que encontrar la casa correcta, es necesario disponer de información precisa y actualizada de la zona.

 

 

  • Anteponer la emoción a la razón, guiarse por los impulsos es muy fácil, tan solo tienes que dejarte arrastrar por las emociones hasta desembocar donde la corriente te lleve. Pero ese camino, aunque resulte sencillo, no significa que sea el correcto. Las situaciones tienen que analizarse con calma y detenimiento.

 

  • Superficie y número de habitaciones.En caso de no querer hacer reforma (por lo menos al principio) es importante tener en cuenta la superficie y número de estancias. Por ejemplo, si tienes niños, piensa que crecen, y con ellos su demanda de espacio.

 

  • El día de la firma, es el momento que los compradores vivís con más ilusión, dado que se va hacer oficial vuestra nueva condición de propietarios y la última oportunidad como futuros dueños del piso de preguntar cualquier cuestión o introducir cambios.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.